Brote Digital – Universidad de Chile

Síguenos:

Enamorado de su voz: Análisis de “Her”

En un mundo de interacciones sobre pantallas, con reacciones y una red digital capaz de transportarnos a otros lugares, un mundo de instantaneidad y rápido caminar hacia el futuro – pero con la nostalgia del ayer como circuito emocional – descubriremos que el amor puede provenir desde lo más profundo de la pantalla de tu celular, pero para hacerlo hay que evolucionar, esto es en esencia la película “Ella”.

La película viene de la mente del director Spike Jonze, dejando en evidencia su autoría por similitudes con otras obras del mismo, esto precisamente no es algo negativo, pues deja su sello como creador abordando temas que nos están pasando de formas muy inadvertidas en los tiempos que corren: El amor y la soledad.

La traza es sencilla quizás, se podría considerar como la clásica historia de un amor imposible y sí, pero hay que ver su trasfondo para notar que va un paso más allá en el escalón. Theodore – interpretado por el ganador del oscar Joaquin Phoenix – es un hombre solitario que acaba de salir de una relación  y en puertas de oficializarlo con el divorcio. La historia transcurre en un futuro cercano, donde la masividad tecnología domina el cotidiano de los individuos hasta sumergirte casi por completo en ella. Un día sale a la venta un asistente de voz personalizado por una marca minimalista. Esta asistente está diseñada para adaptarse a su dueño, para cambiar conforme lo que aprende, de este modo «Samantha» – interpretada por Scarlett Johansson – tiene la opción de evolucionar constantemente. Ambos comenzarán una relación amorosa que nos guiará por un viaje de encuentros personales del significado del amor.

Cuando el film arranca lo primero que vemos son los ojos de nuestro protagonista, uno personaje en el que recaerá todo el peso de la historia al casi no haber escena sin él. Al director no le interesa que sepamos su nombre desde el comienzo, solo lo vemos desde un primer plano, vemos sus ojos, su boca, su bigote hipster, sus facciones, vemos sus lentes, sus imperfecciones, sus labios, lo vemos a él. Así como las primeras líneas de un libro, los primeros segundos – y planos – que pasan de una película definirán el sentido de la misma, sea de manera técnica o narrativa. Una película de acción usualmente lo hará con movimiento, una comedia con planos generales que se irán acercando poco a poco a los personajes; así se presenta su mundo y el mundo que recorreremos como espectadores. En Ella, partimos desde la intimidad de Theodore, sin enterarnos de su identidad sabemos como es, un nostálgico que habla por otros, llenándose la boca con palabras de amor que no reproducirá frente a frente a un rostro hacia el cual sienta emoción alguna, puesto que escribe cartas a encargo, algunos clientes incluso le han encargado toda su vida cartas a él, desencadenando así sentimientos de pertenencia a la emotividad ajena – como muchos de nosotros – porque sentir a través de otra persona es más sencillo que sentirlo por nosotros mismos.

Algo que resalta mucho en la película es el entorno, un mundo que teniendo todo para ir más allá se esfuerza por quedarse con el pasado, como usar letra manuscrita en las cartas digitales, esto nos habla de nosotros mismos, de nuestros gustos o estilos vintage, almas que desean que llegue el futuro pero estando de la mano del pasado y es precisamente este el núcleo de ambos personajes, pues como se mencionaba anteriormente: Samantha quiere evolucionar, pero Theodore está estancado. Esto produce un sentimiento muy contrario – pero disfrutable – en el film, es similar a estar en un interminable y árido desierto, uno no cubierto por arena, sino repleto de nostalgia y soledad. Al inicio de la película todos los personajes están es sus mundos, en sus puestos de trabajos perfectamente arreglados y en sus pantallas sin ver al de al lado, pero estando ahí.

Un tema importante de mencionar – fuera del tratamiento del color y como responde a la emocionalidad del protagonista – es la pérdida de responsabilidad afectiva dentro de las relaciones, pues se quiere recibir, más no estamos dispuestos a entregar, ceder o escuchar. Este panorama nos deja a cientos de personas con el – respetable – discurso “prefiero relacionarme con un objeto o mascota que con otra persona”, esto es entendible, pero se vuelve una relación unilateral que lleva al autoritarismo afectivo – si es que se le quiere llamar así – ya que el manejo y control solo lo lleva un factor de la ecuación y no todos. Las relaciones humanas son algo que no dependen de un control, va más bien hacia los sentimientos que fluyen en torno al cuidado que a estos se les den. Esto es importante en la historia, ya que avanzada la película vemos que Theodore se siente cómodo en una relación en donde tiene el control y esto lo lleva a desenvolverse con sus amistades y entablar relaciones de “tú a tú” con otras personas, comenzando un cambio de paradigma en él – considerando que antes de la llegada de Samantha solo compartía con el mismo -.

Es agradable el tratamiento estético visual y sonoro, los diseños de la ciudad – tanto interiores y exteriores – son pulcros y redondeados, siendo la representación más fidedigna del futuro del diseño y que lo vemos ya inserto poco a poco en nuestro mundo. La música también es muy minimalista, notas suaves y tiempos lentos que narran de forma paralela a la imagen. Del mismo modo, el montaje resalta la diferencia que existe entre los saltos temporales ya que para demostrar que un personaje está triste lo intercala con imágenes de su pasado donde fue feliz, con colores cálidos a y suaves, a diferencia de los oscuros y pesados de su presente, dándonos a entender que el opuesto al amor no es el odio, sino, la indiferencia.

Ella es una película sumamente íntima y como tal quería llevar este análisis por el mismo camino, que sonara algo más pausado y más reflexivo. Es agradable encontrar obras tan completas, que narran y discursan de manera tan orgánica y bella. Te recomiendo que la veas, que abras tu corazón y pienses en estos personajes y en el mundo, pero no en el de la película, sino en el nuestro. Revisa su soundtrack que te acompañará por mucho tiempo, como a mi en este momento, pues lo escucho mientras estor escribiendo esto, queriendo terminar y concluir para tomar mi celular y hablar, hablarle a ella.

Te dejamos el trailer de la película para que te motives a verla:

admin

admin

comentarios

Comentarios

Posts relacionados

Posts

Columnas de opinión

Trending