Brote Digital – Universidad de Chile

Síguenos:

play-money-child-criminal-prison-funny-672317-pxhere.com-compressor

Impuestos a los super ricos: Una solución inviable

Recientemente los diputados Gabriel Ascencio (DC), Karol Cariola (PC), Giorgio Jackson (RD), Daniel Núñez (PC), Luis Rocafull (PS), Alejandra Sepúlveda (FRVS), Alexis Sepúlveda (PR), Raúl Soto (PPD), Camila Vallejo (PC) y Esteban Velásquez (FRVS), propusieron como solución a la crisis sanitaria crear un impuesto transitorio al patrimonio de las grandes fortunas, la cual, para un simple espectador, suena bastante positivo dado los difíciles momentos económicos que se encuentra el país a causa de la pandemia. Sin embargo, es un trágico error. He intentado plantear de una forma bastante simple y sencilla diez puntos para que un “novato” en el tema pueda seguir la lógica del pensamiento para entender la inviabilidad del proyecto, y así,  derribar esta falsa ilusión que puede provocar.

  1. Caricatura de «super-ricos»: Se piensa que empresarios tienen el dinero guardada bajo el colchón, comprándose yates y mansiones. La realidad es que en su mayoría se encuentra en activos, es decir, en la empresa, maquinarias, acciones, bienes o reinversiones que permite que siga expandiéndose la empresa.
  2. Los impuestos financian gran parte del gasto estatal: El cálculo del 2,5% recaudaría un equivalente al US$22 millones, el cual no representa ni el 1% del PIB. En Alemania, por ejemplo, reducirán en tres puntos porcentuales el IVA general para impulsar el consumo y reactivar la economía. (Revisar Curva de Laffer quienes estén interesados en profundizar formas de recaudar fondos con menos impuestos).
  3. Los impuestos desincentiva la inversión: Veamos esto con una situación hipotética. Si usted es empresario y tiene un capital, ¿dónde preferiría invertirlo, en un país con una alta carga impositiva o una menor? Las empresas no son ONG, por el contrario, su función es generar riqueza mediante la entrega del mejor servicio a un bajo costo. Por lo tanto, decidirán la segunda opción, de lo contrario no podrían crecer.
  4. Altos impuestos genera estancamiento: En el mismo caso hipotético; si su empresa económicamente obtiene cifras positivas, ¿qué lo va a motivar a seguir creciendo si todo el esfuerzo extra que usted haga será retenido por el Estado? En este caso, cuando la ganancia es tan marginal (debido a los impuestos) en contraste con el sacrificio, genera frustración y estancamiento.
  5. Eludir y doble tributación: Ante la alta carga impositiva se fomenta implícitamente que las empresas eludan y evadan impuestos o declaren cifras inferiores con el fin de no poseer pérdidas. Más aún si ya algunas de las riquezas no son activas, es decir, no generan ganancias o han sido tributadas en el pasado, como por ejemplo las rentas al patrimonio.
  6. El capital es móvil: Los empresarios al verse amenazados por las pérdidas cerrarán sus empresas y trasladarán ese dinero a países que le ofrezcan mejores alternativas, tanto impositivas como flexibilidad laboral, lo que conocemos como fuga de capital. En ese caso ¿a quiénes les vamos a cobrar?
  7. El Estado un mal administrador: El Estado se caracteriza por su ineficiencia en gestión, tanto así, que el 30% de lo recaudado se pierde en burocracia y no se traduce en ayudas directas a las personas afectadas.
  8. Países nórdicos con alta carga impositiva: Los impuestos a la riqueza en Noruega es 0,85%; en Suiza depende del cantón y del municipio (inferior al 1%), y Holanda hasta un máximo del 1,6%. Así que el 2,5% que plantean es muy superior a los países en cuestión.
  9. Es un porcentaje marginal: Un 2,5% parece ser un porcentaje inferior en comparación a las riquezas que generan los empresarios. Sin embargo, a diez años equivale al 25% del total (aunque según los diputados sería un cobro único, pero nada nos garantiza que terminado el plazo lo deroguen).
  10. La moralidad de los impuestos: Finalmente, se vislumbra una variable moral, ¿cómo se sustenta retener el dinero de una persona que lo obtuvo de un trabajo legítimo? Así lo plantea Hans Hermann Hoppe; los impuestos no son pagos voluntarios, porque a usted no se le permite abstenerse de pagar si no está satisfecho con el producto, por el contrario, será perseguido e incluso encarcelado si no cumple con esta imposición.

Después de exponer una serie de argumentos en contra de la propuesta, ¿cuál podría ser una alternativa? la respuesta es clara: FOMENTAR LA INVERSIÓN, es decir, facilitar el surgimiento de nuevas empresas y atraer a los «super-ricos» para que inviertan su riqueza en el país. Sin embargo, la iniciativa analizada va en una dirección completamente opuesta.

admin

admin

comentarios

Comentarios

Posts relacionados

Posts

Columnas de opinión

Trending