Brote Digital – Universidad de Chile

Síguenos:

el-planeta-del-tesoro

La fuerza de tu grandeza: Análisis «El Planeta del Tesoro»

En medio del espacio y sus colores violetas con manchas azules, navegan grandes barcos alimentados por energía solar. Algunos son mercantes y otros transportan a personas de todos los planetas sin distinción. Es una época victoriana pero futurista al mismo tiempo, y en los rincones del apacible oleaje cósmico, se esconden feroces piratas. Esta – hermosa y clásica – premisa nos trae “El Planeta del Tesoro”.

Dirigida por Ron Clements y John Musker, proveniente de la casa productora – con más riquezas que el legendario pirata “El Capitán Flint” – Walt Disney Pictures, es estrenada en 2002 “El Planeta del Tesoro”, la cual al no ser una película típica de la compañía se transformó en una de las joyas olvidadas por el público mismo – aunque últimamente recuperando el reconocimiento que se merece siendo catalogada “de culto” – siendo un fracaso en taquilla y las salas de cine. Esta película llegó en momento extraño dentro de la industria cinematográfica y del apartado de animación, puesto que fue realizada en el periodo de experimentación de la misma, en donde se evidencia el inevitable salto de la animación 2D hacia la animación CGI o por computadora – como lo son todas las nuevas producciones de Disney y de la gran mayoría de casas productoras de animación -. La cinta utiliza elementos en 3D sobrepuestos en personajes 2D, esto para dar un mayor espectáculo visual con los decorados y escenarios, y claro, otorgarle más dinamismo a este extraño mundo con estilo “Steampunk”, logrando así una pieza cinematográfica inolvidable desde las primeras escenas de la película.

Jim Hawkins

Inspirada en la novela “La Isla del Tesoro” escrita por Robert Louis Stevenson, toma solo la esencia de la misma para darle un vuelco y más solidez a la estructura de sus personajes. La historia trata de Jim Hawkins – interpretado por Roger Isasi-Isasmendi – un chico amante de las historias de piratas que su madre le contaba, en especial del misterioso “Capitán Flint”, el cual robaba sin piedad y escapaba sin dejar rastro, creando la leyenda sobre el tesoro de Flint o “el tesoro de mil mundos”. Pasan los años – doce para ser exactos – y vemos que Jim es un joven rebelde, incluso él mismo se asume como “sin rumbo” – un factor esencial a la hora de sentir empatía por él como espectadores– y que para ser sinceros, aporta más problemas que una ayuda hacia su madre, una mujer sencilla que tuvo que hacerse cargo de él y de su restaurante – o posada – después que el padre de Jim los abandonara. Este evento lo entenderemos como el motor de Jim a lo largo de toda la película, pues es un chico que busca problemas creyendo que lo conoce todo, pero es torpe al actuar, enfrenta sin antes analizar la situación, entendiendo que, tras la partida de su padre, Jim se estancó en una eterna niñez que lo hace no encajar. En un momento de la historia, este ayudará a un extraño y viejo ser que se estrella cerca de la posada de su madre, dándole primeros auxilios y acompañándolo en su rápido deceso, pero antes le entrega el mapa hacia las reliquias del Capitán Flint, o sea, hacia el planeta del tesoro, pero que tuviera cuidado, pues un Cyborg vendrá por él. El malvado pirata Cyborg y sus ayudantes llegan a la posada, quemándola por completo y dejando a Jim en el inicio de esta aventura, decidiendo – acompañado por el Doctor Delbert Doppler – tomar un barco y viajar hacia donde indica este mapa.

Se podría decir que la película como tal parte con la llegada de Jim y compañía al barco en cual emprenderán esta aventura, y de cierta forma lo es, ya que antes todo lo que se veía del mundo eran escenarios más reducidos – sin contar la narración del libro de piratas y la presentación del joven Jim – y es aquí es donde la animación 3D complementa a la animación tradicional en la construcción de escenarios sorprendentes y en la creación de personajes como el Cyborg cocinero de la tripulación o “el villano”. Personalmente creo que esta fue la primera vez en donde que vi que el villano – o contra parte del protagonista – no es exactamente el “malo”, ya que John Silver – interpretado por Paco Hernández y en español latino magistralmente por el actor de doblaje Humberto Vélez – es desde el minuto uno descubierto – tanto por Jim como por nosotros – como el antagonista de la historia, pero que, al mismo tiempo es el bueno, convirtiéndose inclusive en la figura paterna que Jim tanto buscaba. El Personaje funciona con su cuerpo animado en 2D y en sus prótesis mecánicas con 3D, dándole una sensación de funcionamiento orgánico realmente alucinante.

Fuera de la búsqueda del tesoro mismo, la cinta nos trae una reflexión sobre la masculinidad tóxica y como a toda una generación nos han inculcado cosas como “los hombres no lloran”. Es un llamado de atención a todos aquellos padres que se quejan la actualidad, excusándose con que todo tiempo pasado fue mejor y que ellos, si bien sufrieron, no tienen ningún trauma. Padres que a la primera pasada de copas lloran diciendo “yo no tuve tus mismas oportunidades que tú”, dándonos así una sociedad de hombres no aptos para ejercer una paternidad responsable o simplemente afectiva y – tal como a Jim – una sombra gigante que cargar conocida como “padre ausente” – en todas las variables de aquel termino -. Si bien Silver es un pirata y mantiene a raya – muy hostilmente – a sus hombres, siempre intenta cuidar a Jim y enseñarle lo que el chico necesita, desde como hacer un nudo correctamente, hasta llorar porque es sano hacerlo, para entregarle – a través de un discurso que te dejará con un nudo tremendo en la garganta – la fuerza necesaria para salir adelante, una fuerza que siempre estuvo dentro de Jim y que siempre ha estado dentro de nosotros. A pesar que casi no sabemos nada de la vida de Silver, me gusta pensar que en la búsqueda del tesoro – previo a la película – perdió la mitad de su cuerpo en un accidente – por eso las prótesis que lo hace un Cyborg – y que estaba acompañado por su hijo y este muere, lo cual genera que Silver vea en Jim el hijo que perdió y Jim vea en Silver el padre que lo abandonó, complementándose mutuamente.

Quizás este análisis fue más largo de lo normal pero hablando desde el corazón, esta es la película que le da un sentido a mi vida, tanto personal como profesional. Soy lo que soy – sea lo que eso signifique – ya que vi esta película y me acompañó, lo hizo cuando era un solitario niño – como Jim – y cuando fui un solitario adolescente – como Jim – y creo que me acerco a lo que la película concluye. Te invito a ver esta obra olvidada, a volver a ser pequeño y disfrutar  una aventura espacial con piratas. Porque que no es el arte más que una invitación a soñar y a vivir. Son cosas así – en mi opinión – lo que nos marca un rumbo, aveces una canción, un pedazo de soundtrack, o tan solo una escena te pueden recordar que como todos, tienes la fuerza de tu grandeza.

Te dejamos el trailer de la película para que te motives a verla:

admin

admin

comentarios

Comentarios

Posts relacionados

Posts

Columnas de opinión

Trending