Brote Digital – Universidad de Chile

Síguenos:

Medioambiente sin los humanos

El pasado 22 de abril se conmemoró el Día Internacional de la Tierra, en donde  las naciones desarrollaron jornadas de reflexión sobre las dificultades que ha sobrellevado nuestro planeta, entre éstas, los recientes incendios sufridos en Australia y anteriormente en la Amazonía, como también la invasión de langostas en Kenia.

En la actualidad, una de las mayores incertidumbres que hay en el mundo es qué pasará con el planeta durante y después de la pandemia del COVID-19. El coronavirus alcanzó a más de un millón de personas en todo el mundo, pero su impacto se desarrolla mucho más allá del número de contagios.

Una de las medidas tomadas por los gobiernos para disminuir la propagación del virus fue el decretar distanciamiento social para algunos países y cuarentena total para otros. Cuando el virus inició en China a fines de 2019, la cuarentena total parecía una posibilidad lejana y extrema, sin embargo, hoy, es la nueva realidad.

Muchos  países lograron mantener controlado el COVID-19 pero a medida que el brote se amplió por el mundo, se volvió mucho más difícil de controlar, lo que obligó a los gobiernos a adoptar medidas más drásticas.

Asimismo, el coronavirus ha despertado una profunda preocupación y reflexión sobre la importancia que tiene la naturaleza y los recursos que suministra a los seres humanos.

Consecuencias en el medioambiente

Leones descansando en una de las carreteras de Sudáfrica. Foto @SANParksKNP

El COVID-19 obligó a todo el planeta a actuar de forma inmediata ante la pandemia, sorprendiendo que varios gobiernos anunciaran una posible disminución en sus exigencias medioambientales, como la disminución de la aplicación de las normas ecológicas y limitación en la participación pública.

Frente a esto, organizaciones ambientalistas manifestaron su descontento ante la situación y según declaró, David Boyd, relator especial de los Derechos Humanos y Medioambiente de la ONU, ‘‘La pandemia de COVID-19 no ha de usarse como excusa para reducir la protección sobre el medio ambiente’’.

La crisis que se está viviendo ha traído consecuencias tanto negativas como positivas, por un lado, la curva de muertes crece al igual que la curva de contagios, pero también mejora en la calidad del aire y se redujo la emisión de gases y contaminación.

La gran disminución de los números en la contaminación es una realidad provocada por el encierro social en medio de la pandemia, aun así, estas mejoras son algo temporal mientras no se realicen cambios a largo plazo y no se tome conciencia ambiental.

admin

admin

comentarios

Comentarios

Posts relacionados

Posts

Columnas de opinión

Trending