Brote Digital – Universidad de Chile

Síguenos:

129

Poesía en llamas: Análisis de “MAD MAX: FURY ROAD”

En medio de camiones gigantes, desiertos vehementes, guitarras flotantes que lanzan llamas por los costados y villanos que llevan al límite nuestras problemáticas contemporáneas – y que nos están sobrepasando -, aparece una obra depurada y con mucho corazón, en medio del camino aparece Mad Max: Fury Road.

Estrenada en 2015 y de la mente del – infravalorado – George Miller – director, productor y coguionista de esta película – es el encargado de moldear un mundo futurista y extremo. Fury Road es la cuarta película en la saga de Mad Max, pero lo interesante de esta serie de cintas es que no depende una de otra, pues cada cual se defiende por si sola, representando su propio mundo – por lo que los mismos personajes pueden ser distintos en cada una de las película –.

Tom Hardy interpretando a Max Rockatansky

El film parte con Max – interpretado por Tom Hardy – orinando en el desierto. Su ropa es extraña y su comportamiento también lo es. No escuchamos la voz de nuestro protagonista hasta avanzada la película, lo que tiene bastante sentido ya que está solo – y personaje sin rumbo -. Si bien el protagonista y a quien seguiremos en esta travesía desértica es Max, la historia trata de Furiosa – interpretada magistralmente por Charlize Theron – la conductora de un enorme camión que transporta combustible y que le pertenece – como todos los recursos de una muy deteriorada “civilización” – al villano de la cinta, líder de un culto de fanáticos enfermos y dementes, además de poseedor de todo el poder económico representado por el agua, comida y gasolina. En simples palabras: Furiosa se enfrentará a el “Inmortal Joe” en una persecución por el árido desierto que contará con piruetas y maniobras imposibles, muertes innecesarias y un increíble etcétera que como espectador te dejará al borde del asiento y en medio de todo este extremo viaje se encuentra Max.

Charlize Theron interpretando a
Imperator Furiosa

Con todo esto dicho pareciera una premisa sencilla y en cierto punto lo es. Al conocer a Furiosa entendemos que esto se trata de ir de un punto A hacia un punto B y en esa simpleza está la magia, pues dentro de toda esta violencia se encuentra uno de los tantos mensajes y discursos en la película. Muchos tratan a la saga de Mad Max como el ejemplo de “Glorificar la violencia”, lo cual no puede estar más erróneo, decir esto sería quedarse con la primera impresión y el cine – como cualquier disciplina artística – va más allá apuntando hacia un fondo. En ningún momento de la película se entiende o representa como “grandiosa” la hazaña violenta de un personaje, sino que todo lo contrario, se ve como algo ridículo. Como mencionábamos, los seguidores del Inmortal Joe son desquiciados que irán donde su líder – un hombre blanco y rico – les diga que vayan, sin pensar y solo actuando por servir manejando sus autos. Esto se ve al inicio de la película cuando se enteran de la traición de Furiosa y hay que ir por ella, por lo que es un honor – para ellos – tomar el volante y manejar en esta cruzada sin importarles sus propias vida, de hecho, cuando estos se sacrifican – o simplemente mueren – lo hacen gritando y llenándose la boca de sprite plateado, pintándose en un frenesí de locura sin sentido.

Mad Max – tanto Fury Road o cualquiera de la saga – representa la cara que nadie quiere ver del capitalismo imperante, o sea, privados que manejan todo por su bien personal sin importar de donde o como obtengan los recursos y dándole a los habitantes falsas ilusiones de “crecimiento”, cuando en realidad solo se alimentan – literalmente – por goteo. La decisión de Furiosa parte por un interés personal, pero que se ve comprometido por realizar un verdadero cambio, pues toma el camión y rescata a las mujeres que el Inmortal Joe mantiene cautivas llamándolas “vientres” y que las utiliza para tener descendencia, por lo que Furiosa perfectamente se corona como una de los personajes femeninos más fuertes del cine, con un sentido de sororidad y valentía que arremete con el sistema en el que viven estos personajes, en otras palabras, Furiosa representa la revolución mental y reflexiva que estamos viviendo.

En toda la filmografía de Miller se evidencia el poder de discurso y reflexión que tiene como creador y que impregna sus obras – distintas entre si temáticamente, pero todas tienen algo que decir – lo que deja un sentimiento de alivio al tener creadores con posibilidad de llegar a públicos masivos y que quieran decir algo. Desde “Mad Max” hasta “Happy Feet” e inclusive – y puede sonar hasta irónico – “Babe: el cerdito valiente” son películas cuyos argumentos llevan a una reflexión que permite a lo obra perdurar luego que haya terminado.

Fury Road es una película que enseña y hace una clase magistralmente pulcra de cómo hacer cine, como mantener el equilibrio entre narración y discurso y llevarlo a todos los públicos posibles. Nos enseña como creadores a ser respetuosos con nuestros espectadores y no subestimar su capacidad de análisis, de esta forma romper con la barrera impuesta por los intelectuales cinematográficos que dicen – ahora si siendo irónico – “no lo entenderías”.

Mad Max es el sueño de un estudiante de medicina que por casualidad – o destino – conoce el cine y se vuelve un maestro casi anónimo de esta disciplina. Esto se evidencia en que cada cinta de la saga se siente como una nueva y mejorada versión de la anterior, lo cual es en extremo esperanzador, ya que mediante salen nuevas formas y nuevos elementos de hacer cine, Miller los coloca y rehace su historia, porque ¿Quién no quisiera pulir más y más la obra de su vida?

Sin diálogos acartonados, con una puesta en escena del más prolijo y alto nivel, contando con actuaciones muy a la medida y una historia atrapante, Mad Max: Fury Road nos entrega una joya del séptimo arte, una escultura de cómo con los medios actuales se puede hacer una película completa, con una ambientación y decorados fantásticos que cubren hasta el más mínimo detalle, y solo me queda invitarte a ver esta cinta, a pensar y reflexionar sobre si de verdad queremos que nuestro mundo llegue a un destino tan cruento. Si es que queremos sembrar la semilla de la vida, creando y cuidando la vegetación y recursos, o plantando la semilla de la muerte que acaban con la vida de cualquier persona. Semillas de la muerte o también conocidas como: balas.

Te dejamos el trailer de la película para que te animes a verla:

admin

admin

comentarios

Comentarios

Posts relacionados

Posts

Columnas de opinión

Trending