Brote Digital – Universidad de Chile

Síguenos:

Birth_of_a_Nation_theatrical_poster

“The Birth of a Nation”: el racismo estadounidense y el cine

Estados Unidos es la nación fundada por intelectuales, nacida de una guerra contra la monarquía británica, que desde sus inicios levantaba el estandarte de la libertad y la democracia. Sin embargo, mucho de lo que soñaban los padres fundadores nunca se realizó, mucha gente no sabe que Thomas Jefferson, el autor de la declaración de independencia y tercer presidente de la nación, soñaba con un país agrario en que las virtudes republicanas se hicieran realidad. Ya para la revolución industrial podemos ver ese sueño roto para siempre.

Washington detestaba la idea de una política partisana, cosa que se mostró como inevitable apenas abandonó el cargo de presidente. Por otro lado, el conflicto más importante en la historia estadounidense sigue siendo uno de los más conocidos, y más discutidos; es lo único que no fue un sueño marginal de algún padre fundador, sino la extensión lógica de sus ideas de libertad e igualdad ante la ley. Un conflicto cuya sombra sigue invadiendo la nación hasta hoy, hablamos, por supuesto, sobre la experiencia afroamericana de esclavitud y racismo.

Ya para los inicios de la nación estadounidense habían movimientos anti-esclavitud y varios impulsos por abolirla. La razón por la que nada concreto ocurrió fue por un tema puramente estratégico, los estados esclavistas del sur no iban a quedarse en una unión que les impidiera mantener su sistema opresivo, considerando que acababa de consagrarse esta nueva nación, y que fue dada a luz a través de una guerra contra una monarquía bastante poderosa, el arriesgar su unidad era impensable, el producto de esto fue una cantidad de acontecimientos que, incluso en estos días, siguen siendo los más sangrientos de la historia estadounidense.

La guerra civil acabó con la vida de más ciudadanos de dicha nación que las dos guerras mundiales juntas, y varios de los conflictos alrededor de esta, si bien no son necesariamente impresionantes en su puro numero de muertos, lo son en su crueldad.

Para dar un ejemplo, la rebelión de nat turner fue una revuelta de esclavos que causó la muerte de unas 55-65 personas, y que fue castigada no solo con la ejecución de los participantes, sino con la ejecución de afroamericanos (esclavos y libres) que nada tuvieron que ver, esto por parte no solo de turbas furiosas, sino por milicia, y para agregar insulto a injuria (como dirían los norteamericanos) tenemos el hecho de que en el estado, donde estos acontecimientos tuvieron lugar, se prohibió la educación a afroamericanos libres y esclavos y se restringió sus derechos a reunión. Por supuesto, vale decir que este evento fue solo uno de los muchos que antecedió la explosión que fue la guerra civil, debido a que tenemos el asesinato de abolicionistas, y muchas otras revueltas de esclavos.

Post-guerra civil, mucha gente no parece saber qué ocurrió, y es que en ese periodo llamado «reconstrucción», se tuvo que hacer lo posible por controlar el territorio que acababa de perder la guerra civil. Varios presidentes trataron de hacer lo posible por proteger los derechos recién adquiridos de los afroamericanos. Esto no duró demasiado, los organismos públicos volvieron a fallarles, cuando pasado un tiempo apareció el Ku Klux Klan. Esta organización tenía «la intención de salvar a los ciudadanos del sur de los salvajes ahora considerados seres humanos por el estado», por lo que empezaron a cometer actos de terrorismo terribles, pero la falla más importante fue que el estado federal no impidió la creación de las “Jim Crow Laws”, leyes que discriminaban abiertamente a los afroamericanos por su color de piel, y que siguieron existiendo hasta que el movimiento por los derechos civiles apareció pasado ya más de medio siglo.

Las cosas que ocurrieron en este periodo siguen siendo mucho más crueles de lo que uno imagina, ocurrieron una y otra vez bastantes linchamientos realizados por turbas furiosas, justificando su ira en acusaciones sin fundamento. De esta manera, estos actos terminaron en ocasiones con seres humanos quemados vivos, esto ya en pleno siglo XX, y es que este odio ahora traía consigo el resentimiento de una gente que perdió la guerra civil y que, para entonces, escupían un revisionismo de la historia reciente que los hacía quedar en una posición mucho mejor que la que merecían.

El Cine

El Cine es uno de los medios artísticos más hermosos y llenos de posibilidades que tenemos y es, por supuesto, uno de los más nuevos. No obstante, tenemos que considerar que no siempre fue un medio artístico, en un comienzo se inventó la tecnología para grabar y fue primeramente usada como una atracción novedosa. El solo ver las grabaciones de pocos segundos era suficiente para atraer personas de la época y ya para el siglo XX algunos cineastas empezaron a experimentar, de manera que pudieran crear shows más interesantes. En este punto podemos mencionar a George Melies, que usó bastantes efectos especiales tempranos y trajo mucho de lo teatral al cine.

Por otra parte, el cine como lo entendemos hoy en día no es puramente un espectáculo circense de efectos especiales, es algo que conecta con la humanidad, que evoca sentimientos y cuenta historias complejas. El proceso que nos llevó a esto tomó un tiempo, pero si podemos poner un momento en que nació este nuevo medio artístico como lo entendemos. Podemos hablar de “Birth of a Nation”, de D.W. Griffith, película estadounidense que fue no solo la más larga hecha hasta entonces, sino también probablemente la más taquillera de su época (no se saben las cifras exactas hasta el día de hoy), también hablamos de la película más influyente de la historia, y no menos importante una de las películas más controversiales jamás hechas.

El Racismo de “Birth of a Nation”

Al día de hoy es muy común ver cómo se desprecian clásicos del arte, porque se considera que participan de la inmoralidad propia de tiempos pasados, y todos sabemos que hay gente experta en encontrar lo problemático en cualquier cosa, pues yo me pregunto si su cabeza podría mantenerse sin explotar al ver una pieza que es innegablemente “problemática”.

Birth of a Nation no es una película que haya envejecido mal y que no sea capaz de ser tolerada por los jóvenes, es una película que en Estados Unidos de 1915 fue controversial por intolerante y racista, porque es una oda al Ku Klux Klan. Si recordamos que en el sur reinaba un revisionismo que pintaba la historia reciente, de manera que hacía quedar mucho «mejor» a la confederación de lo que merecía, esta película es un ejemplo máximo de esto.

Algo que vale decir es que quien era presidente en esa época, Woodrow Wilson, exhibió la película en la casa blanca, siendo la primera cinta en tener este privilegio. Woodrow Wilson era incluso citado al comienzo del filme, una cita desafortunada en que Wilson alaba al Ku Klux Klan como protectores del sur, y es que Woodrow Wilson era un académico conocido por tratar de pasar el revisionismo sureño como historia oficial, un presidente que trajo las leyes de segregación propias de los estados del sur al aparato público estadounidense. El exhibir esta cinta en la casa blanca le trajo algo de merecida controversia.

Birth of a Nation es una película que para mejor o peor es imposible haya salido de otra nación además de la estadounidense, cine ultra influyente e icónico es algo casi imposible de asociar a otra nación, pero este tipo de racismo tan visceral contra los afroamericanos es probablemente tan estadounidense como la innovación y sensibilidad de la cinta.

La oscuridad que no solo manchó la historia de una de las naciones más grandes, sino a la primera gran película jamás hecha, la violencia de los racistas estadounidenses es algo que sorprende hasta al más terrible de los hombres, no en cualquier país ocurre un incidente como el asesinato de “Emmet Till”, donde un joven de catorce años es destrozado al punto de quedar irreconocible por coquetear con una mujer blanca. Esta historia antigua que partió con las colonias del sur es la mancha imborrable en lo estadounidense, no solo ha traído tragedias sino harto de lo más característico, el blues salió del Misisipi, el Jazz de Nueva Orleans, y Hollywood entero empezó cubierto de los sentimientos del sur esclavista.

«Lo que el viento se llevó» ya trae consigo este legado presentándonos ideas ultra populares en el sur como que «los afroamericanos estaban mejor siendo esclavos», pero no muchos imaginan que el cine mismo, pieza cultural esencial para nuestra era, nació de la mente de un sureño que idolatraba al Ku Klux Klan, y que creó este titán cultural mostrándolos como caballeros de camino a salvar al sur de los negros. Algo que quizás cabe preguntarse es si este pasado tan horrendo explica porqué hollywood es hoy en día lo más contrario posible, ahora está obsesionado con la representación, con mostrar los abusos que se hicieron en el pasado a muchos grupos y poner a la pantalla lo más progresista imaginable. Quizás una respuesta a medias es impensable para una institución que nació de mentes tan profundamente racistas: quizás el simplemente presentar negros y blancos como iguales es imposible, «el negro no puede ser un ser humano, o es malvado, idiota y bruto, o es inocente, bueno, y casi infantil», quizás eso pensarán.

Es muy difícil saber hasta qué punto esto pueda ser cierto. Lo que sí es seguro es que Birth of a Nation es una obra maestra, una de las primeras grabaciones diseñadas para conectar con nosotros a un nivel emocional, haciendo cosas que nos parecen tan obvias hoy como enfocar los rostros de los personajes, o a través del montaje señalarnos varias cosas ocurriendo al mismo tiempo, enfocando a lo importante que quiere recordemos, usando simbolismos para expresar un mensaje más amplio.

Es increíble cómo una obra tan grande es capaz de representar los altos y bajos de los Estados Unidos de América, la sensibilidad y moralismo propio de los cuáqueros, la capacidad de innovación propia de neoyorquinos y neorlaneses, la inmensidad de lo tejano, el terror y paranoia puritana, y la interpretación que el sur hace de la historia estadounidense, es una obra maestra envuelta en sentimientos oscuros y escrita con electricidad. Es algo que quiero quede claro todos deberían ver, desde el amante del cine hasta quien solo disfruta el arte, es una obra que nos recuerda que lo cierto en el arte no está en su mensaje explicito, sino en lo que subyace a este. No es Napoleón de camino a invadir una nación, es el cómo se le representa altivo y glorioso, trayendo consigo el futuro de la humanidad.

admin

admin

comentarios

Comentarios

Posts relacionados

Posts

Columnas de opinión

Trending